Perlita 50L Ver más grande

Perlita 50L

0000000002351

Nuevo producto

Un silicato de formación natural.La característica distintiva que diferencia a la perlita de otros cristales volcánicos es que, al calentarla a una temperatura determinada, su capacidad de expansión produce que aumente de cuatro a veinte veces su volumen original. Esta expansión se debe a la presencia de un 2% a un 6% de agua en la roca de perlita en estado natural.

 

Más detalles

No reward points for this product.


12,31 € impuestos inc.

Más

CARACTERÍSTICAS PARA EL CULTIVO CON PERLITA

El film y las bolsas de cultivo que se utilizan, deben tener una serie de características. En el proceso de fabricación, el polietileno es aditivado con estabilizantes que garantizan su resistencia a los rayos ultravioleta, y con ello aumentamos su duración.
Su capa exterior blanca refleja los rayos solares, proporcionando un extra de luz a la planta para obtener una rentabilidad óptima de la misma. En plantaciones en verano, este color blanco impide también el calentamiento excesivo de la base del sustrato. El efecto de reflexión de luz ,repele igualmente a determinados insectos y ácaros, defendiendo a la planta cuando está joven e impide también el crecimiento de malas hierbas.
Un buen sustrato de perlita, debe poseer una serie de características como son: ser químicamente inerte, nulo contenido en sales solubles, porosidad elevada con capacidad de aireación, estructura consistente, elevada capacidad de agua y nutrientes, estabilidad química en medio ácido y neutro, y distribución granulométrica adecuada al uso.

El suelo del invernadero, debe estar nivelado para evitar drenajes incontrolados en las bolsas y para captar luz de forma homogénea, en toda la explotación.
El suelo se debe de aislar también con grava, arena o plástico, para evitar el franqueo de raíces, evitar la propagación de posibles patógenos existentes en los suelos y evitar acumulaciones de agua en las bolsas.

Al ser un material granular tiende a estratificarse, por lo cual es necesario mantener los sacos en la misma posición, durante su transporte y posterior manipulación. Como curiosidad podemos comentar que en su transporte, se necesitan grandes volúmenes en los vehículos, para trasladar los sacos, ya que estos apenas pesan, pero si ocupan grandes espacios.
Al colocar estos sacos en el invernadero, previamente se debe de realizar un ligero masaje para homogeneizar el material, y para que el grado de humedad sea estable y homogéneo, a lo largo de toda la bolsa de cultivo.

Los agujeros de cultivo en las bolsas deben realizarse con moldes de calor, ya que de esta forma el orificio descubierto es mucho más homogéneo, que si se realizara de forma manual.
Una vez aislado el medio de cultivo, se procede a extender los ramales portagoteros.
Las distancias más usuales o marcos de plantación suelen ser de 30 cm entre bolsas y 2 metros entre filas. Normalmente se suelen colocar tres goteros por bolsa a 0,5 metros.

Antes de plantar el cultivo se debe de realizar una saturación inicial de las bolsas. Consiste en realizar diversos riegos con una solución nutritiva preestablecida para el cultivo que vamos a desarrollar, a un pH y una C.E. adecuada al desarrollo de la plántula a transplantar. Se debe de saturar a impulsos y no de golpe, con ciclos de riego más largos que la frecuencia de riego que utilizaremos posteriormente, cuando el cultivo ya esté desarrollado. Una vez que la solución nutritiva rebosa por la parte superficial de la bolsa de cultivo, se deja esta 24 horas en saturación, para homogenizar la hidratación, y a continuación se realiza el corte de drenaje. 

Debemos de controlar diversos factores para conocer perfectamente la evolución del sistema, por lo que deben existir de uno a dos puntos de control por sector de riego. Los puntos de control o muestreo son bandejas con al menos dos bolsas o sacos de cultivo, para que los datos que obtengamos sean representativos. Los datos que normalmente se controlan son: porcentaje de drenaje, pH y C.E. de drenaje, pH y C.E. del gotero y pH y C.E. medido directamente en la bolsa o saco de cultivo.

La perlita es un sustrato químicamente inerte. Sin embargo no conviene bajar el pH de la solución nutritiva de 5, ya que se promueve la liberación de elementos cunstitutivos de la perlita, como es el aluminio el cual es altamente tóxico para el cultivo.


La capacidad de intercambio catiónico de la perlita es muy baja; alrededor de 3 meq./100 g. Este factor hace que tengamos especial cuidado en los abonados ya que los diversos elementos nutritivos que aportemos, apenas van a quedar retenidos en el sustrato.

En los semilleros hortícolas se emplea la perlita junto con otros sustratos, ya que favorece la aireación del cepellón de la plántula, aumentando el número de raíces de esta.

Como principal ventaja del cultivo en perlita, en comparación con otros sistemas de cultivo sin suelo, es la facilidad y sencillez para mantener un perfil casi constante de humedad. 
En muchos viveros es utilizada junto con diferentes sistemas de nebulización, para el enraizamiento de estaquillas de olivo, observándose resultados excelentes.

  • Questions & Answers